Home > ambientando - español, COP15 > Copenhague, algunas consideraciones

Copenhague, algunas consideraciones

Con todo y a pesar de los ríos de palabras de estas últimas horas, es necesario subrayar el substancial fracaso de la conferencia COP15 que se realizó tras meses de debate, discusión e intercambio de ideas acerca del tema climático que, después de tantos años, lograba cobrar la centralidad que merece. Tanta publicidad, tanta expectativa, para que en el escenario los actores fueran siempre los mismos y actuando los papeles de siempre.
El primer fracaso es acerca del mero asunto a discutir: el cambio climático. Observamos la actitud conservadora, envidiosa y de chantaje de los gobiernos de siempre por encima de los intereses de todos. El control del nivel de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) no se volverá más estricto sino seguirá siendo un elemento de intercambio para intereses políticos y económicos. Cualquier acuerdo se haya alcanzado en las últimas horas nunca será suficiente para respetar en lo mínimo cuanto indicado por distintas partes del mundo científico internacional: los gobernantes del planeta prefirieron condenar al planeta en lugar de ceder aunque fuera un poquito de su poder. En efecto, la sensación cada vez más firme es que no se trató de ver cuanto y cuando los países – tanto los ‘desarrollados’ como los ‘en vía de desarrollo’ – estuvieran dispuestos en conceder, en limitar, en controlar, en reducir, etc. Sino más bien de ver cuál podía según ellos – gobiernos y representantes del actual modelo económico y productivo – una propuesta alternativa al posible colapso climático y al fin de la era de los recursos fósiles. Las dos cosas no están separadas. Al contrario, como se dijo en las calles de Copenhague durante las protestas de la sociedad civil internacional, cambiar al sistema es condición ineludible para evitar al cambio climático. El problema, para ellos ‘los poderosos’, es que cambiar de sistema económico implica cambiar al sistema de producción energética. Y lo anterior no se puede hacer sin compartir conocimientos, tecnologías y, finalmente, poder con los demás. La verdad es que ‘ellos’ se encuentran sin claridad ni soluciones estratégicas frente al problema y lo único que pueden hacer ahora es tomar tiempo, quizás para convencernos de las bondades de la green economy.
Prueba de lo anterior – claro, no la única – es el fracaso político de la conferencia. El meollo del fiasco político tiene que ver con el revés que sufrió la propuesta de algunos acerca de un nuevo modelo multilateral de gobierno de la actual crisis global. Habíamos anteriormente lamentado la decisión unilateral de los gobiernos de China y de EU de adelantar conclusiones a la COP15. Luego observamos una marcha atrás por parte de los dos mencionados, casi a pedir disculpa y ofrecer espacios de maniobra a otros actores. Hoy, se ve con claridad que la multilateralidad es una quimera, un sueño para algunos, pero cada vez menos una realidad concreta. La hipótesis de un gobierno mundial, multilateral, global de la actual crisis ecológica y sus facetas económicas, financieras, sociales, no se realizó.
Síntomas de lo anterior son los distintos niveles de participación que tuvo ‘la humanidad’ a la COP15. En la conferencia oficial había tres niveles de acreditación. El primer nivel era el de la participación de visitadores, substancialmente activistas de ONGs y periodistas; el segundo nivel era el de los negociadores de las grandes ONGs, por lo regular afines a los gobiernos; el último nivel, fue el de los negociadores gubernamentales. Esta conferencia, comenzada incluyendo a los tres niveles, se cerró excluyendo a los primeros dos niveles e inclusive a parte del último nivel, es decir transformando la conferencia (global) en una cumbre (entre pocos). Además, es preciso subrayar que en este último nivel, se encontraban los países del G77, con China, India, Brasil al frente, que se presentaron en calidad de ‘países en vía de desarrollo’ pero jugaron y siguen jugando roles dignos de los países capitalistas más avanzados. Es un engaño, por desgracia, creer que el gobierno de Lula o la economía de China puedan jugar el papel de contrapeso al rol supuestamente hegemónico de EU y Unión Europea. Los niveles de crecimiento económico aclaran cuanto dicho. Y las intenciones de los gobernantes de dichos países no son tan distantes de las de Washington: un ejemplo, la devastación ambiental en la Amazona brasileña en favor de los agrocombustibles.
Por último, vale la pena subrayar la evidencia más clara de este fracaso político que sufrió la COP15. Dijimos anteriormente que dicha conferencia se presentó mucho más legitimada que otras cumbres en el pasado, como fueron las reuniones de la OMC, FMI, BM, G8, etc. En pocos días de protesta callejera, también la COP15 perdió toda su legitimidad. No hubo violencia y ni ataques directos por parte de la protesta organizada afuera de la conferencia oficial, tanto en la movilización callejera como en el Foro alternativo – el KlimaForum09. Sin embargo, por parte de los gobiernos – y en específico por parte de las fuerzas del orden – hubo una respuesta violenta y agresiva. Lo anterior demuestra, una vez más, que la ausencia de una respuesta incluyente por parte de los ‘poderosos’ se llena con las dinámicas y formas de vida desde abajo, mismas que se salen del orden constituido y por eso, en efecto, son atacadas con maldad, brutalidad y arrogancia, pero también con miedo por parte de los ya ex-poderosos del planeta.

Annunci
  1. Non c'è ancora nessun commento.
  1. No trackbacks yet.

Rispondi

Inserisci i tuoi dati qui sotto o clicca su un'icona per effettuare l'accesso:

Logo WordPress.com

Stai commentando usando il tuo account WordPress.com. Chiudi sessione /  Modifica )

Google photo

Stai commentando usando il tuo account Google. Chiudi sessione /  Modifica )

Foto Twitter

Stai commentando usando il tuo account Twitter. Chiudi sessione /  Modifica )

Foto di Facebook

Stai commentando usando il tuo account Facebook. Chiudi sessione /  Modifica )

Connessione a %s...

%d blogger hanno fatto clic su Mi Piace per questo: